Cargando...
Mostrando entradas con la etiqueta aventureros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta aventureros. Mostrar todas las entradas

En efecto, es un bonito sueño: vivir la naturaleza como Joel . Aparte de tener un apellido ilustre, Joel y su esposa Maggie son fotógrafos e...
En efecto, es un bonito sueño: vivir la naturaleza como Joel. Aparte de tener un apellido ilustre, Joel y su esposa Maggie son fotógrafos especializados en aventura y lifestyle. La mayoría de sus clientes son empresas relacionadas con el outdoor, con ese puntito hipster que ahora lo inunda todo: barbas, camisas de leñador, botas raídas y mucha mochila. Con todo, las fotos son impresionantes, sobretodo para los que nos gustan los espacios abiertos y la vida en la naturaleza. Ah... y el surf, claro.














"Be careful when going in search of adventure, it's ridiculously easy to find" William Least Heat-Moon Swetties es un recón...
"Be careful when going in search of adventure, it's ridiculously easy to find"
William Least Heat-Moon
Swetties es un recóndito spot de la costa oeste de Canadá. Para disfutarlo hace falta algo más que tiempo y gasolina. Hace falta ciencia, paciencia, dedicación, compromiso y respeto por la naturaleza salvaje de América del Norte. Un grupo de amigos, una cabaña y una ola de verdad.



(Via GotSurf: http://beta.gotsurf.ca/)

Quítate la ropa, es un estorbo en este clima tan suave. Entra en el mar y lucha con él; haz volar tus talones con la destreza y el poder qu...
Quítate la ropa, es un estorbo en este clima tan suave. Entra en el mar y lucha con él; haz volar tus talones con la destreza y el poder que residen en ti, ve al encuentro de las mayores rompientes del mar, domínalas y deslízate por sus lomos como lo haría un rey.

Jack London lo supo cuando lo vio. The Cruise of the Snark, 1911.

"Pero hoy tengo la sensación de pero qué cojones estoy haciendo yo aquí, solo ". Kepa Acero termina su proyecto " La últim...

"Pero hoy tengo la sensación de pero qué cojones estoy haciendo yo aquí, solo". Kepa Acero termina su proyecto "La última frontera" con la guinda perfecta: una izquierda de ensueño en el fin del mundo. Admiración y envidia a partes iguales!

La mente humana es una máquina curiosa. Es capaz de mantenernos vivos haciéndonos respirar sin que debamos pensar en ello. Del mismo modo re...
La mente humana es una máquina curiosa. Es capaz de mantenernos vivos haciéndonos respirar sin que debamos pensar en ello. Del mismo modo registra recuerdos de un modo inconsciente. A mí me ocurre siempre: estoy concentrado en mi surfing pero lo que mi mente registra no es la memoria muscular o la sensación, es la imagen de las rocas bajo el agua transparente, es el amanecer, la sombra de un árbol sobre la arena, el olor del bosque que trae la brisa terral, el vuelo distraído de los pájaros.

Y esos recuerdos son los más vivos, nítidos y agradables que conservo. Son los que llenan de verdad los vacíos que este mundo occidental, apabullante y deshumanizado, crea en mi interior.

Ahora imaginad ese mecanismo elevado, aumentado y mejorado desde el punto de vista del aventurero, del aventurero real, el que sufre, amanece en tierra hostil y busca sin cesar. ¿Qué habrá visto y oído, qué habrá sentido y qué recuerdos llenarán ahora para siempre los vacíos de su interior?
Más en Kepaacero.com

"Me sentí seducido por algo parecido a la admiración y la envidia. La aventura lo estimulaba, emanaba un aire de aventura. Con toda se...
"Me sentí seducido por algo parecido a la admiración y la envidia. La aventura lo estimulaba, emanaba un aire de aventura. Con toda seguridad no deseaba otra cosa que la selva y el espacio para respirar y transitar. Necesitaba existir, y moverse hacia delante, hacia los mayores riesgos posibles y con los más mínimos elementos. Si el espíritu absolutamente puro, sin cálculo, ideal de la aventura, había tomado alguna vez posesión de un ser humano, era de aquél joven remendado".
Joseph Conrad - "El corazón de las tinieblas"
Conrad lo dice mejor que nadie lo dijo nunca, en boca del viejo capitán Marlow: la admiración por aquéllos que saben vivir de acuerdo a sus principios, siguiendo el impulso de la aventura, con la angustia de no darse jamás por satisfechos ni conformes y el inquebrantable compromiso de seguir apuntando la proa a los sueños que están por cumplir.

Yo, como el personaje de Conrad, también siento admiración y envidia hacia ese tipo de personas. Las que aceptan por toda compañía la luz crepuscular de la jungla indonesia, el temporal duro de los cuarenta rugientes, la solitaria desnudez de la estepa centroasiática o la probable muerte en las cumbres heladas del Himalaya. Las que, en definitiva, viven y sienten en primera persona las aventuras que los demás sólo encontramos en los libros.

Por eso doy gracias a Conrad, London, Verne, Stevenson y tantos otros. Por transmitir con tanta lucidez la pulsión del aventurero. La que le permite vivir para siempre en el filo. Su angustia estructural.

Les doy gracias por mantener viva esa angustia en mí y no permitir que se aplaque jamás.