Cargando...
Mostrando entradas con la etiqueta naturaleza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta naturaleza. Mostrar todas las entradas

En efecto, es un bonito sueño: vivir la naturaleza como Joel . Aparte de tener un apellido ilustre, Joel y su esposa Maggie son fotógrafos e...
En efecto, es un bonito sueño: vivir la naturaleza como Joel. Aparte de tener un apellido ilustre, Joel y su esposa Maggie son fotógrafos especializados en aventura y lifestyle. La mayoría de sus clientes son empresas relacionadas con el outdoor, con ese puntito hipster que ahora lo inunda todo: barbas, camisas de leñador, botas raídas y mucha mochila. Con todo, las fotos son impresionantes, sobretodo para los que nos gustan los espacios abiertos y la vida en la naturaleza. Ah... y el surf, claro.














Jeremy es un surfista y fotógrafo que vive en Tofino, en la Columbia Británica de Canadá, haciendo frontera con Alaska y con el hostil Pací...
Jeremy es un surfista y fotógrafo que vive en Tofino, en la Columbia Británica de Canadá, haciendo frontera con Alaska y con el hostil Pacífico norte. Allí el surf es, más que en ningún otro sitio, cuestión de fe y compromiso. Temperaturas bajas, clima imprevisible y animales salvajes hacen del surf algo sólo reservado a verdaderos aventureros. No hay surf camps, ni resorts con palmeritas, ni chicas en bikini corriendo por la playa. Pero hay soledad, silencio y espacios abiertos que convierten la naturaleza en una catedral.

Visitad su web y viajad a su mundo. Yo aún, tras media hora viendo fotos, siento el frío en los pies. Y eso que fuera hay 38ºC.












[...] este latido eterno del paisaje, como el de un gran cetáceo, disminuye al hombre, a sus ideas, a sus proyectos. La civilización modern...
[...] este latido eterno del paisaje, como el de un gran cetáceo, disminuye al hombre, a sus ideas, a sus proyectos. La civilización moderna se ha hecho en espacios cerrados: ciudades, casas. En el campo, en el mar, hay siempre un hálito de destrucción contra todo lo humano, invariablemente absorbido, sustituido y vuelto a absorber por la agobiante indiferencia de la naturaleza. Por su bestial fortaleza...
-"Una nit a Capri" de Baltasar Porcel.
Pido disculpas por el crimen que acabo de cometer, pero en la traducción he tratado de ser fiel a la sensibilidad que el autor despliega en el original en catalán.

Una vez dicho esto, ¿no es ésta una de las mejores reflexiones sobre la insignificancia del ser humano, su cultura y su civilización, frente al poder inconmensurable e inconsciente de la naturaleza? Imagínate de pie en lo alto de un acantilado, el mar doscientos metros más abajo, el horizonte una línea difusa a lo lejos, como un degradado perfecto que convierte los colores del mar en los del cielo. Es como si estuvieras ante un ser vivo, una red de infinitas hebras vitales que se arruga levemente por la dura caricia del viento. Relee ahora el fragmento: "este latido eterno del paisaje, como el de un gran cetáceo". ¿Lo sientes?

Yo sí.

Confieso que he pasado muchos ratos viendo fotos en The Magic Bus . Algunas veces hasta bien entrada la madrugada. Me gusta el estilo porque...
Confieso que he pasado muchos ratos viendo fotos en The Magic Bus. Algunas veces hasta bien entrada la madrugada. Me gusta el estilo porque prima más capturar el momento que hacer fotografías técnicamente perfectas y me gustan los temas: el mar, el surf, la naturaleza, el viaje y la aventura.

Siguiendo la pista del blog, he descubierto que la persona que elige con tanto tino y buen gusto las fotos es una joven norteamericana llamada Maddie Joyce (su trabajo en Flickr). Y resulta que tiene un gran talento para la ilustración, la fotografía y el arte, es una enamorada del surf y -OMG!- es una chica preciosa.
Maddie on a trip
Mostrando uno de sus cuadros
Parte de su trabajo...