Cargando...

Hoy, último día de curro antes de las vacaciones, toca entrada de narcisismo surfero. Estuve viendo imágenes antiguas de mis andanzas en el ...
¿Quieres recibir STRINGER en tu email?

Hoy, último día de curro antes de las vacaciones, toca entrada de narcisismo surfero. Estuve viendo imágenes antiguas de mis andanzas en el mundo del surf y me dí cuenta de cuánto esfuerzo, pasión y tiempo le he dedicado a este deporte. Cada imagen capta un momento efímero que para mí tiene un significado especial. Todas son de la segunda mitad de la década del 2000 y fueron tomadas por Ivana (¡gracias!).

Despegando en una ola del Sur de la isla, fácilmente identificable.
Pocas veces funciona así de bien. Nunca la encontrarás con tan poca gente. Serendipia surfera.

Una pared franca en una ola del Norte de Mallorca. Ése fue un invierno de buenas olas.

Otra ola del Norte. Está en un sitio poco concurrido que se pone muy bueno algunas veces

Otra ola fácilmente identificable, ésta en el Norte de la isla. Llevaba pocos baños con esa tabla  y no conseguíamos congeniar. Después de esa tarde nos hicimos buenos amigos, aunque no inseparables.

Tarde para entrar en el tubito, pero a tiempo de pasar la sección y golpear el labio que quiere caer.

Tapadita discreta en el Norte. Una ola que funciona en contadas ocasiones.

El Hierro, Fuerteventura. De lejos, una de las mejores sesiones de mi vida. Izquierdas poderosas que imponían. Tuvimos baño por la mañana y por la tarde. La foto es de la tarde, con más confianza. Por la mañana las pulsaciones me iban a mil cuando llegué al pico y vi que en el tubo cabía completamente estirado.

Este de Mallorca. Un día de olas serias. A por el tubo... pero no hubo suerte, la ola cerró a dolor, de lado a lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios del blog serán moderados por el administrador. Pueden tardar un tiempo en aparecer.